Pastel de calabaza y manzana

Siempre apostamos por la compra de productos de temporada y en esta receta la protagonista es la calabaza, junto a la manzana. Pero hay algo importante que queremos contaros: No tiene sabor de calabaza, pero esta verdura sí aporta suavidad y humedad a la textura del pastel. ¡Perfecto!

El origen de la calabaza es algo incierto, ya que se habla de América y también de Asia Meridional, pero ya la usaban los hebreos y los egipcios.

Variedades de calabaza

Las principales variedades de calabaza son:

Calabaza de verano: 

De piel clara y fina y semillas blandes, tiene un periodo corto de conservación. Dentro de esta variedad se encuentra la calabaza bonetera (de color blanco, verde o amarillo), la calabaza espagueti (de color amarillo) y la calabaza rondín (variedad de piel naranja y carne blanquecina).

Calabaza de invierno:

Es más dulce y seca que la anterior, ya que tiene un menor contenido de agua y la piel más gruesa, con que logra una conservación más larga. Dentro de este grupo se encuentra la calabaza banana, la de cidra o zapallo (de pulpa gelatinosa e intenso color amarillo) y la confitera o de cabello de ángel (de forma y color variable), a partir de la cual se obtiene el cabello de ángel, utilizado como relleno en diversos productos de pastelería.

Propiedades nutritives

La calabaza tiene un bajo aporte calórico porques su componente principal es el agua y la cantidad de grasa e hidratos de carbono es ínfima.

A la vez, es una buena fuente de fibra que ofrece valor de saciedad y mejora el tránsito intestinal.

En relación con las vitaminas, la calabaza es rica en betacaroteno o provitamina A y vitamina C.

Así que, ¿empezamos a cocinar nuestro pastel de calabaza y manzana?

Receta

Ingredientes:

  • 200 gramos de harina de repostería
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 100 gramos de azúcar moreno
  • 100 gramos de mantequilla
  • 1 huevo
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de jengibre molido
  • 1 pizca de nuez moscada molida
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 200 gramos de puré de calabaza
  • 2 manzanas

Paso a paso:

Lo primero es preparar la calabaza y para ello la limpiamos de pepitas pero le dejamos la piel.

Envolvemos la calabaza en papel de aluminio y la ponemos en la bandeja del horno, precalentado previamente, y la dejamos 90 minutos a 180 grados.

Una vez templada, separamos la piel de la pulpa de la calabaza. Desechamos la primera y trituramos en la batidora la segunda.

En un bol grande ponemos la harina (tamizada) junto el azúcar y la levadura. También añadiremos el jengibre, la canela y la nuez moscada.

En otro bol ponemos la calabaza, huevo y mantequilla derretida, junto con la sal. Mezclamos bien y lo añadimos al bol donde tenemos la harina. Ligamos con movimientos suaves y envolventes, de abajo hacia arriba.

Pelamos las dos manzanas y cortamos algunas lascas para la decoración. Picamos bien pequeño el resto de las manzanas y lo agregamos a la mezcla.

Añadimos azúcar moreno a las láminas de las manzanas cortadas y las reservamos.

Ponemos la mezcla en un molde y horneamos 30 minutos a una temperatura media, luego añadimos las láminas de manzana por encima y continuamos con la cocción en el horno 10 minutos más.

Dejamos que se enfríe un poco, desmoldamos… ¡y a disfrutar!

Compatir aquesta notícia