Pescados y mariscos de temporada

En MercaValencia siempre hacemos hincapié en la importancia de consumir productos de temporada, ya que obtenemos lo mejor de cada alimento, al mejor precio y sin hacerle daño al medio ambiente. Con el verano a la vuelta de la esquina y estas temperaturas tan altas, os enseñamos cuáles son los pescados y mariscos de temporada. Así como algunas recetas con las que poder degustarlos.

Empezamos con unos pescados de temporada. Como por ejemplo:

  • Boquerón o anchoa: con este calor, es muy buena idea tener listas unas tapas de boquerones con vinagre en la nevera. Un recurso muy bueno para los entrantes.
  • Caballa: una forma fácil y sencilla de cocinar este pescado es al horno o a la plancha.
  • Sargo: este pescado azul tiene un sabor excepcional que agradece cocciones sencillas, como al horno o a la parrilla. Pero sin salsas ni aderezos.
  • Salmonete: este se consume entero y cocinado, tanto a la plancha como asado o frito, pero siempre tras eliminar sus agallas y sus escamas.
  • Pez de San Pedro: este es un pescado semigraso y de agua salada. Habita tanto en fondos de rocas como en praderas submarinas y fondos de arena, donde puede enterrarse a veces.
  • Rodaballo: como casi todos los pescados, el Rodaballo también se suele cocinar en el horno.

Por su parte, los mariscos de estas fechas son:

  • Buey de la ría. El Buey de mar es un crustáceo decápodo que pertenece al mismo orden que los cangrejos. Es de gran tamaño y su caparazón mide entre 10 y 25 cm de largo, pudiendo alcanzar un peso de unos 3 kilos. Para poder comerlo hay que cocerlo durante media hora, dependiendo de su tamaño y peso.
  • Cigala fresca. Para pelar las cigalas debes comenzar separando la cabeza del cuerpo. Simplemente tira de la cabeza y la misma se separará sin inconvenientes. Puedes desecharla o usarla para darle sabor a tus platos. Una vez que hayas separado la cabeza, gira la cigala boca abajo para comenzar a pelarla.
  • Bogavante azul. Ponemos la plancha al fuego, con unas gotas de aceite de oliva, a fuego fuerte. A continuación, esparcimos un poco de sal gruesa y cuando esté bien caliente añadimos los bogavantes con el corte hacia abajo y los cocinamos 3 minutos.
  • Navaja. Se pone la plancha a calentar y se echa un chorrito de aceite que después se retira con un papel. Cuando la plancha esté bien caliente se colocan las navajas sobre la plancha con un poco de sal.

Compatir aquesta notícia