La Tira de Contar es mucho más que el espacio en Mercavalència al que los pequeños agricultores de la huerta valenciana acuden para la venta directa de sus productos, frescos y recién cosechados: es un testimonio vivo de nuestra Historia y tradiciones; una institución foral, singular y única en el mundo, que pervive desde el siglo XII y que ha sabido actualizarse y mantener su vigencia a lo largo del tiempo.

La Tira de Comptar
Fotos del llibre “La Tira de comptar, els actors de l´agricultura de proximitat” de Jose Luís Iniesta
La Tira de Comptar
Fotos del llibre “La Tira de comptar, els actors de l´agricultura de proximitat” de Jose Luís Iniesta

Instaurada en tiempos de la dominación árabe y oficializada en 1238 por el Rey Jaume I, las distintivas normativas sobre la Tira de Contar han garantizado el abastecimiento de productos frescos en la ciudad y el derecho de los agricultores de asistir al mercado de frutas y hortalizas, así como regulado su actividad particular. Históricamente, ha conocido diferentes ubicaciones hasta su establecimiento definitivo en las dependencias de Mercavalència, a partir de 1981.

Representació de la Plaça de L'Herba

Plaza de la Hierba
Instaurada durante la dominación árabe y continuada tras la Reconquista.
Consolidada como derecho de los agricultores en 1238.
¡Qué mercado tan grande, qué buen orden y distribución de marcancía! No hay huertos iguales a los que abastacen esta ciudad!
LLUÍS VIVES, Diálogos.

Representació de la Boatella

La Boatella. Plaza del Mercado.
Por motivos de higiene, la Tira de Contar se traslada enfrente de la Lonja, más allá de la muralla musulmana que delimitaba la Madina de Boatella.

Representació del Convent de Sant Agustí

Alrededores del convento e iglesia de San Agustín.

Por el inicio de las obras de construcción del Mercado Central.

Representació de les Grans Víes

Gran Vía de Fernando el Católico.
Calle Cuenca.

Representació del Mercat d'Abastos

Mercado de Abastos. Calle Buen Orden.
Con la construcción de este complejo de 23.800 m2.

Representació de la Font d'En Corts

Mercavalència. Carretera Fuente d’En Corts.
A raíz del cierre del Mercado de Abastos, se construye expresamente una nave para albergar la Tira de Contar en nuestras dependencias.

La denominación ‘Tira de Contar’ proviene de tiempos de la Taifa de Balansiya: el magistrado que regía el comercio (que recibía el nombre de Muhtasib, y se encargaba de controlar los pesos y medidas, la política de precios y el abastecimiento de productos) disponía a los agricultores en una fila, uno al lado del otro, y la venta se hacía contando las piezas que se ofrecían. Así pues, los agricultores solían decir “Me voy a la Tira” cuando se dirigían a vender al mercado. Tras la reconquista, el rey Jaume I recogió en sus Fueros y consolidó tanto la institución como la figura del magistrado, aunque se cambió su denominación por la de Almotacén o Mostaçaf. Contaba con un lugarteniente y cuatro pesadores a su cargo, y dependía directamente del Consell de la Ciutat de València. La relevancia de la Mostaçafia fue tal, que Pedro el Ceremonioso no dudó en replicarla tanto en Mallorca como en Barcelona.

En 1707, los Decretos de Nueva Planta del rey Felipe V abolieron los Fueros del Reino de València y eliminaron la Mostaçafia, pero no consiguieron acabar del todo con ella: su prestigio social y trascendencia económica era de tal calibre que fue mantenida de forma consuetudinaria por los propios agricultores, perpetuando la Tira de Contar hasta nuestros días.

La Tira de Comptar
Fotos del llibre “La Tira de comptar, els actors de l´agricultura de proximitat” de Jose Luís Iniesta
La Tira de Comptar
Fotos del llibre “La Tira de comptar, els actors de l´agricultura de proximitat” de Jose Luís Iniesta

Hoy, la nave de la Tira de Contar ocupa una superficie de 6000 m2 en la que un total de 1300 agricultores (en torno a 300 por sesión) comercializan los productos que ellos mismos cultivan y cosechan, entre 30.000 y 40.000 toneladas de frutas y hortalizas. Aunque la normativa municipal de 1981 y su modificación de 2004 estipularon que sólo pueden formar parte de ella los agricultores de la Vega de València (Hortas Sud y Nord), los hay también de comarcas limítrofes, como la Ribera del Xúquer, el Camp de Túria e, incluso, los Serrans

En 1999, con la intención de singularizar los productos de la Tira como “de la máxima calidad y frescura, ecológicos y de proximidad”, se creó la marca comercial Tira de Contar… De la huerta, a su puerta. En 2017, siguiendo la misma filosofía, se instauró la etiqueta Aphorta, que identifica los productos agrícolas provenientes de la Tira de Contar e incluye un DTPI (documento de trazabilidad) gracias al cual el consumidor puede saber en todo momento el nombre del agricultor responsable de su cultivo, el origen, fecha de cosecha, categoría, calibre, variedad y calidad del producto, y a quién ha sido vendido.

La Tira de Contar es, pues, el canal más corto y directo de comercialización de productos hortofrutícolas: al día siguiente de su recolección, las frutas y verduras de la huerta valenciana están ya disponibles para su compra en los pequeños comercios y mercados municipales de la ciudad.

La Tira de Comptar
Fotos del llibre “La Tira de comptar, els actors de l´agricultura de proximitat” de Jose Luís Iniesta
La Tira de Comptar
Fotos del llibre “La Tira de comptar, els actors de l´agricultura de proximitat” de Jose Luís Iniesta

De lunes a viernes 3:45h. – 8:00h.
Viernes 16:00h. – 18:00h.

Formulario de contacto

¿Quieres vender tus productos en la Tira de Contar? ¡Ponte en contacto con nosotros y te daremos toda la información que puedas necesitar!

He leído y acepto el tratamiento de los datos personales

Entre otros informes jurídicos de la AEPD, que determinan este tipo de mecánica, está el informe jurídico 93/2008 AEPD “Formas de obtener el consentimiento mediente web. Consentimientos tácitos”
“En el supuesto de que la recogida de datos se realice a través de una página web, las obligaciones a las que acabamos de referirnos, suelen cumplirse mediante formularios y cláusulas a los que se accede a través de enlaces como pueden ser “aviso legal” o “política de protección”. También es importante incluir algún tipo de “link” de este tipo en relación con los derechos de los interesados de rectificación, cancelación, acceso y oposición. En cuanto al consentimiento informado, este habrá de recabarse de tal forma que resulte imposible la introducción de dato alguno sin que previamente el afectado haya conocido la advertencia que contenga las menciones a las que nos hemos referido, pudiendo servir como prueba del consentimiento la acreditación de que el programa impide introducir los datos sin antes haber aceptado el aviso legal al que hemos hecho referencia. Todo ello por objeto asegurar que el consentimiento de los afectados sea efectivamente específico o inequívoco tal y como exige la ley.”